19 de julio de 2016


Hola amigos!!! 
Al igual que los trabajos anteriores ya hemos subido nuestro último documental, "Vientos de Albardón" a la red.
Si querés ayudarnos en esta utopía, comprá y descargá los documentales On Line. 
Fácil, seguro, económico y a un click de distancia. 
Encontralo en esta página, arriba a la derecha tenes los links para comprar todos nuestros documentales.
Cualquier duda nos pueden escribir por acá o a detierrasydeutopias@gmail.com!!!

5 de junio de 2016

Hoy 5 de Junio a las 20 hs. estrenamos "Vientos de Albardón" en el Espacio INCAA del Cine Teatro Municipal, Mitre 41 Este, Ciudad de San Juan.
Los esperamos a tod@s!!!!

30 de julio de 2014

Taller de Cine para Niños y Adolescentes

En Agosto comenzaremos con los Talleres de Cine para Niños y Adolescentes.

Haremos guiones, construiremos una cámara, crearemos nuestros personajes y escenarios para contar una historia que saldrá del trabajo colectivo en el taller. 
Sumense a esta nueva experiencia! Fijense cual les queda cerca:
En Nuñez, Empuje Artístico: 3 de Febrero 3093
En Villa Crespo, Espacio Cultural Urbano: Acevedo 460

Los esperamos para crear nuevas películas! 

19 de abril de 2014

Nuestro Parto


El pasado 24 de marzo Inti cumplió 6 meses. Mi idea era que este relato estuviera listo para esa fecha pero no pude. Igualmente escribo hoy lo que hubiera escrito ese día.

24 de marzo, 6 meses de vida en este loco mundo, hija; 6 meses de puro amor, de maravillarnos en los gestos, en las miradas, 6 meses de gozo, de lágrimas, 6 meses con el corazón abierto de tanto galopar.
24 de marzo, 38 años del comienzo de un genocidio loco, hija; del comienzo del terror, la desconfianza, la masacre, el horror. Hay que recordar para no olvidar, hay que recordar para que no pase nunca más.
Hay muchas formas de cambiar el mundo o al menos muchas ideas de cómo cambiarlas. Aquellos jóvenes tenían las suyas. Hoy, muchos dicen que para cambiar el mundo tenemos que cambiar la forma de nacer. No sabemos si será verdad pero nosotros por las dudas pusimos nuestro granito de arena.

A 6 meses de tu nacimiento dejo el relato de tu llegada a nuestras vidas. Para no olvidar, quizás algo cambie….

¡El parto fue nuestro!

La decisión de tener un parto en casa la tomamos con Javi una vez embarazados, pero la idea venia rondando en mi cabeza hacía bastante tiempo. A partir de empezar a leer libros, artículos, blogs, comentarios, experiencias, la idea fue pasando de mi cabeza a sentirla en mi cuerpo y llego un momento que no podía imaginarme este parto de otra manera. La seguridad estaba en casa junto a mi compañero, junto a nuestro hijo, junto a nuestras cosas. Y también por supuesto junto al equipo de parteros quienes apenas los conocimos pasaron a formar parte de nuestros afectos.
El equipo fue el de “Parir en casa” y fue así, conocer a Fran y a Vendi primero, después a Dani y a Naty, nos hizo terminar de decidirnos. Parto en casa!!!  Y … con ellos.  Los 4 son esas personas que cuando uno las ve, siente que las conoce de toda la vida.
Mi fecha probable de parto era entre el 9 y el 12 de octubre si bien las señoras en la calle me decían que las nenas se adelantan, yo me sentía una mamá de octubre. Tahiel, nuestro primer hijo es del 29 de octubre así que Inti sería de los primeros días de octubre!
Pero el 23 de septiembre por la noche empecé a perder el tapón mucoso. Al otro día 24, era el cumple de Javi y teníamos pensado hacer un picnic en el parque Saavedra, ir a buscar la pelota de esferodinamia para el trabajo de parto (habíamos escuchado que ayudaba a relajar) y el caloventor que habíamos comprado para mantener la casa calentita los primeros días de Inti. Pero… uno planea y los hijos disponen!!!
Así fue que le digo a Javi, no será que Inti quiere nacer en tu cumple? No! Si falta un montón! Bueno, tipo 23 hs me acosté con Tahi a leer cuentos y se quedó dormido. Empezaron algunas contracciones más dolorosas y el tapón mucoso seguía saliendo, ahora también con sangre. Lo mismo me había pasado en el trabajo de parto con Tahi. Yo tendría que haberme dado cuenta que era el día!!! Pero como que pensaba…no, seguro que esto pasa. Por las dudas un poco más de las 12 le mandé mensaje a Fran. Estoy perdiendo el tapón y contracciones cada 15 min. Espero que pasen, le puse.  Fran nos contesto, buenísimo! Traten de descansar. Estamos para todo lo que necesiten. Así que Javi me dice, vamos a hacerle caso, acostémonos. Nos acostamos pero yo seguía con las contracciones cada 15 minutos, así que mucho no podía dormir. Pero me decía bueno… ya van a parar. Pero…no paraban…
A eso de las 3 de la mañana empezaron cada 10 minutos y más dolorosas. Me levante y me fui a la ducha. Javi se despertó y me dijo empecemos a controlar. Pero a ninguno se le ocurría llamar a los parteros!!!!  No podíamos creer todavía que ese fuera el día, si faltaba un montón. El chorro de la ducha directo sobre mi cintura me aliviaba un montón, me quedé un rato ahí tratando de relajarme. Inti me estaba avisando que había decidido nacer ese día y yo todavía no lo podía creer!!! Después volví a la cama. Y las contracciones seguían cada 10 minutos. Eran bastante dolorosas y ya me recordaban el trabajo de parto con Tahiel. No me acuerdo si ahí me fui al inodoro o ya empecé a llenar la bañadera. Javi seguía controlando el tiempo. De repente el dolor empezó a ser más fuerte, lo que era cada 10 minutos comenzó a acelerarse muchísimo. En cada contracción gritaba bastante, ni pensaba en que Tahi estaba durmiendo y me acuerdo que me decía a mi misma, ¿qué estoy haciendo? ¿Por que no me están poniendo la peri? ¿Cómo pude haber elegido parir en casa??? Je je. Pasaba la contracción y me decía, está todo bien, está todo bien. Inti se estaba haciendo notar, se abría camino y nadie podía impedirlo. Ahí me metí en la bañadera pero como que no sabía si meterme o dejar la ducha que me de en la cintura que me ayudaba bastante. Entonces Javi llamó a Fran. A todo esto Javi estaba super tranquilo o al menos eso era lo que a mi me demostraba. Habla con Fran y le dice cada cuanto eran las contracciones que a esa altura ya eran cada 7 u 8 minutos. Y corta. Y le digo, ¿no le dijiste que venga? No, le conté nada más.  Mejor, decile que venga! Serían alrededor de las 4.30 hs.
A partir de ese momento todo se precipito aún más. Creo que de 7 u 8 minutos pasaron directamente a cada 3 o 4 minutos. Cada contracción era más dolorosa y me parecía que no la iba a poder soportar, pero pasaban, pasaban como olas y Javi me avisaba, ahí está por venir la próxima. Hasta ahí el dolor era parecido al que había vivido en el parto con Tahiel pero de repente, sentí algo adentro mío que se abría, que hacía un crac como quebrándose  y me dije ah…no, esto es distinto. Esto era justamente lo que yo quería sentir, lo que aquella anestesia me había dormido en el parto de Tahiel, y ahí pensé esta chiquita sí que está haciendo fuerza, sí que se está haciendo su camino y nadie la para!  Y la verdad que me puse un poco nerviosa porque nuestra idea no había sido parir solos. Si bien siempre habíamos preguntado qué teníamos que hacer, no era lo que había imaginado.  Y ahí le pedi a Javi que lo llame a Fran a ver por donde estaban, que yo ya sentía la cabeza que me hacía fuerza!!!!
Al mismo tiempo me acordaba de las palabras de Dani, la partera, que nos había dicho si nace y nosotros no estamos es porque está todo bien, es porque no hubo ninguna dificultad, nada inconciente tampoco que te impida parir. Y evidentemente estaba todo bien.  Javi lo llama a Fran y me dice están cerca. Pero Inti no quería esperarlos. Yo lo miraba a Javi que seguía controlando el tiempo y no sé si con palabras o sólo con la mirada le decía, ya viene, ya viene, no lo puedo evitar! Y él si con palabras y también con sus ojos me miraba y me decía, tranquila, tranquila que está todo bien, estamos juntos. Para mi el pujo era algo que venía junto a la contracción sin pensarlo, totalmente involuntario, era como que ella iba haciendo fuerza sola, yo simplemente la acompañaba en ese vaiven.
Y a la próxima contracción sí sentí que su cabeza bajaba aún más. Atiné a incorporarme un poco porque no me sentía tranquila para que naciera en el agua, quizás si estaba acompañada por los parteros si, pero solos preferí que no, así que quede medio en cuclillas. Y… de repente escucho su llanto! Un llanto bajito y silencioso al mismo tiempo, pero avisando acá estoy! Soy yo! Su cabeza había salido!  Javi me dice, ahí está, ahí está. Y yo, agarrala, sacala, sacala!!! Y el que seguía con su paz, me dice, no espera, espera que vos la tenés que pujar. Ella tiene que salir sola. Yo sabía que tenía que esperar pero en ese momento no podía creer lo que estaba pasando. Tener su cabecita ahí, saber que ya estaba saliendo al mundo, fueron unos segundos que me parecieron eternos. El tiempo se detuvo mientras ella volvía a tomar fuerzas para su último envión. Yo pensaba no me vienen las ganas de pujar!  Pero a los segundos si! El alivio de ver todo su cuerpo deslizándose y Javi que la agarra y me la da! Tan hermosa, tan chiquita. Inti, nuestro sol, había nacido sola, había confiado en nosotros, en que íbamos a poder. Tenía una mezcla de felicidad absoluta y de nervios!!! Estábamos solos y pudimos parir a nuestra hija! Las palabras de Dani se hicieron reales. Si nace es que está todo bien. Y ahí estaba Inti que no lloraba o si lo hacía era apenitas. Muy tranquila. Divina. Enseguida la arropamos con toallas y Javi llamó a Fran para contarle que había nacido. El nos sugirió que nos moviéramos a nuestra pieza. Y despacito nos fuimos caminando hasta la cama y ahí me senté en la punta a ver si podía darle la teta pero Inti estaba muy tranquila, se ve que estaba más cansada que hambrienta así que me la deje bien cerquita mío dándole calorcito, piel con piel. Y Javi me avisa que Tahiel se había despertado así que lo fue a buscar para que conociera a su hermana. Y ahí si fue la felicidad completa, los 4 juntos, Tahi un dulce total acariciándome, preguntándome cómo estaba, queriendo ver a Inti sin poder salir de su asombro. Ya nació! Ya nació! Decía a cada rato.
Fran y Dani ya habían llegado, apenas llegamos a la cama estaba el mensajito de ellos que estaban abajo. Estuvieron divinos, Dani me hizo unos masajitos muy lindos en la espalda y me sostuvieron para que expulsara la placenta. Luego Javi con la ayuda de Fran cortaron el cordón y yo ya con menos dolor me pude acomodar bien en la cama con Inti bien cerquita. De a poco se fue prendiendo a la teta. Desayunamos tranqui, la pesamos y no teníamos mucho más para hacer, solo disfrutar y disfrutar. Habíamos podido tener el parto que imaginamos, mucho mejor que eso. ¿Qué más podíamos pedir? Nos sacamos muchas fotos y nos quedamos descansando los 4 en la cama grande, justo, justo como yo quería sin horarios, sin tener que separarnos, sin que nadie nos diga lo que teníamos que hacer. Los 4 solos para darnos solo amor.
Por eso cuando dicen que te van a enseñar como pujar… ninguna mujer necesita aprender a pujar, es un saber que tenemos más allá de nosotras mismas, nuestro cuerpo sabe y sobre todo, los bebes saben. Tenemos que dejarnos guiar por ellos, nada más simple que eso. Gracias Inti por saber guiarme, por no haberte desesperado, por confiar, por dejarte llevar. Gracias Tahiel por ser mi primer maestro en la maternidad, por dejarme aprender de vos, por ser mi guía, por ser como sos y gracias Javi por acompañarme en esta decisión, por tu calma, tu grandeza y tu amor.
Por supuesto que agradezco y recomiendo al equipo de Parir en Casa que siempre estuvieron y están en todos los momentos que los necesitamos. Gracias!  
http://parirencasa.blogspot.com.ar/

2 de abril de 2014

Nuestro recuerdo a 32 años de Malvinas

Amanece en Miramar, el mar argentino baña tanto al continente como a Malvinas, a 1533 km de distancia.

La Argentina disputa con el Reino Unido la soberanía de Malvinas desde 1833.
El muelle intenta ser un puente entre tanto mar,  es nuestro granito de arena para que se amarren esas utopías.
Dedicado a los Veteranos, caídos, amigos, hermanos y familiares en la guerra de Malvinas



9 de agosto de 2013

Desde nuestra ventana




Muchas personas tienen la costumbre cuando se van de viaje o de vacaciones, de retratar las vistas que tienen desde las distintas ventanas de los lugares que van visitando.
“Esto es lo que se veía desde la ventana del hotel, del departamento…” es una frase que escuchamos  a  menudo cuando alguien nos muestra las fotos de sus vacaciones.  
No queríamos ser menos y se nos ocurrió inaugurar esta sección en el blog contando las distintas vistas que tenemos desde las ventanas de nuestra casita.
Si bien hay varias ventanas, cada una con su vista diferente, para empezar elegí  ésta. La de los juegos de la Granja Tía Nora.
Y por supuesto que esta vista me lleva a hablarle directamente a ese peque hermoso de campera roja que está ahí subido a los juegos.
Estoy sentada a la mesa. Es de tarde, ya hemos jugado a varias cosas y de repente me decís: “yo ya vengo, voy a los juegos”. Entonces aprovecho y me pongo en la compu a leer cosas pendientes.
De repente levanto los ojos y te veo jugando con otros chicos. Solo, con tus tiempos y con tus palabras te hiciste un amigo. No hay nada más lindo que ver a un hijo disfrutar jugando, inventando historias, haciendo hablar a los muñecos…
Ahí te veo que venís corriendo a contarme algo. “Mamá me hice un amiguito, me voy a jugar!!!”. Y me encanta escuchar estas palabras, verte la carita con esa sonrisa que no entra de tan grande! Después pienso que este es un signo de estar creciendo, de estar buscando tu lugar, tu forma de ser. Quizás hace un tiempito me necesitabas como interlocutora pero a medida que pasa el tiempo, te vas independizando. Esto me pone muy feliz y orgullosa. No me gustan las etiquetas pero a veces las palabras salen y una se arrepiente después de haberlas dicho, “es tímido”, “tiene vergüenza”. No sé por qué las madres tendemos a etiquetar a nuestros hijos, muchas veces en simples charlas de plaza, “ah no, mi hijo es muy sociable”, “mi hijo es muy independiente”, “al mio le cuesta un poquito”.  Si nos ponemos a pensar nosotros mismos no somos los mismos en los distintos lugares que seguramente frecuentamos. Habrá lugares donde nos sentimos más a gusto y charlamos por demás y habrá otros donde pasamos por tímidos!
Por eso hijo, agradezco que vos sólo con tus actitudes me has enseñado que cada uno tiene sus tiempos y necesidades, y que eso de las etiquetas me lo guardo para la ropa!
Parece que los juegos han terminado porque acá venís otra vez corriendo, los cachetes colorados y los pelos transpirados. “Má, se fueron los nenes, vamo´ a ver unos videítos?” y ese tono sanjuanino que te sale que se te mezcla con el porteño y bueno, no me queda otra que terminar este post y comerte la carita a besos. Aunque como ya estas más independiente y grande, ya tanto no te gustan mis besos. Y bueno… pero en eso me cuesta respetarte!  Je je.

29 de julio de 2013

Días de rodaje

Después de alargar un poco los días de filmación, finalmente podemos decir que terminó el rodaje… ¿Podemos? Creemos que si, aunque vayamos a dar una vuelta en el auto y nos llevemos la cámara y paremos a filmar un paisaje, un atardecer, unos caballos, unos pájaros.
Fueron más de 3 semanas de trabajo muy intenso. Todos pusimos todas nuestras energías para que todo salga lo mejor posible. Tanto que terminamos todos enfermos y costó un poco la recuperación. Tuvimos días de sol, días nublados, días de zonda y días de mucho, mucho frío. Fueron días intensos, con muchas emociones, con imprevistos pero la verdad que estamos muy contentos con los resultados.

Ahora se nos viene otra etapa, seguramente mucho más larga, que es la de visualizar y comenzar a imaginar cómo quedará la película. Un trabajo largo pero atrapante. Comienza la hora de la verdad!  Aquellas hojas que escribimos con forma de guión ya quedaron tiradas por ahí. Ahora ya tenemos imágenes y sonidos para empezar a jugar. Un juego serio y creativo pero no deja de ser un juego!.