20 de junio de 2017

Crónicas de nuestro viaje al Valle Sagrado I

El viaje al cusco y el valle sagrado implicaba llegar a los casi 5000 mts sobre el nivel del mar. No sabíamos si esforzar al Gran León haciéndole llevar la casa rodante. La experiencia en el Colca nos había demostrado que al auto la altura no le hacia del todo bien. Pero no llevar la casa con nosotros también nos iba a hacer gastar en alojamiento , pero llevarla era mas combustible!!
Uff como costo tomar la decisión! De hecho hasta tiramos la moneda y me acordé de la frase que dice: cuando dudes algo tira una moneda, cuando la moneda este en el aire vas a desear
que caiga de algún lado.
- Sol con la casa, numero sin la casa. Después confirmamos que los dos queríamos con la
casa! Pero salió numero.
Igualmente cuando estabamos viendo si tirábamos otra vez la moneda (para que saliera la casa), llega un mail de un contacto de couchsurfing diciendo que nos puede alojar en el valle sagrado. Stephano nos cuenta que su casa es pequeña pero que tiene carpa con colchoneta y bolsas de dormir, que podemos usar su cocina, baño y que nos esperan con mucho gusto. Que mejor que leer eso?
Listo. Decidido. Si bien nos cuesta dejar la casa, sabemos que para el auto va a ser mejor y para nosotros será una nueva experiencia.
La casa rodante queda en Arequipa, en la escuela Acuarela del Sol donde hemos pasado unos días hermosos. Así que sabemos que estará bien cuidada.
Emprendemos el camino a Puno y pronto nos damos cuenta que fue mejor dejar la casita. Al auto le cuesta un poco la ruta en la altura y para colmo por momentos llueve con intensidad y
hay que ir mas lentos. Con la casa no hubiéramos llegado esa noche a Puno.
En Puno debíamos dedicarnos a recuperar algo de dinero. Así que el primer día fuimos a buscar lugares donde poder vender las artesanías.
Fueron dos días que los dedicamos a vender y recorrer un poco Puno. Almorzamos en el Mercado Central, los menúes estaban a 5 soles. La verdad que nosotros con 3 estamos bien porque los chicos no comen toda la sopa que es el primer plato que sirven. Preguntamos si nos hacían descuento por 3 y una señora nos dejo el menú a S./4. Ahí almorzamos los dos días que estuvimos en Puno.
El tercer día decidimos seguir viaje hacia Cusco. Era sábado y si bien Stephano podía alojarnos recién el lunes, salimos a la ruta viendo donde nos íbamos a quedar en el camino.
Compramos pan, queso y agua para el viaje y emprendimos el tan esperado viaje a Cusco. El paisaje cada vez se ponía mas lindo. Avanzábamos con esa sensación de plenitud que transmiten los paisajes verdes de sierras y valles. No queríamos viajar de noche porque
teníamos la idea de no perdernos nada, así que iban pasando los pueblos e íbamos viendo si había carteles de alojamiento.
Ya eran como las 5 de la tarde y en menos de una hora oscureceria.
Lo mejor va a ser – propongo – preguntar a alguien del lugar.
En un pueblo bien chiquito que se llama Comunidad Picchu a unos 4500 msnm y donde el frio se empieza a notar decidimos preguntar. Justo paramos en un lugar que parecía ser como un centro comunitario. Me acerque y le pregunté a una chica que estaba ahí, si sabia de alguien que tuviera hospedaje. Me dijo que ella nos podía hospedar.
Preguntó si podíamos dormir en el suelo y comenzamos a negociar el precio.
Si íbamos a dormir en colchones en el piso no podía ser muy caro. Empezamos en 30 soles y terminamos en 10!!!. Estábamos alto así que comenzaba a hacer frío. Cuando trajeron los
colchones pensé…q noche difícil será! Jajaja. Eran bastantes finitos pero nos dieron un montón de frazadas. Pudimos cocinar algo y así nos despedimos hasta el otro día de nuestros nuevos anfitriones.
Como a las 6 de la mañana entran a la habitación para invitarnos a desayunar. Sabíamos que ellos se levantaban temprano pero no imaginamos que nos iban a sumar a semejante hazaña.
Envolvimos a los chicos en frazadas y fuimos a la cocina. Un lugar pequeño pero calentito.
La forma de construcción de las casas es diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Cada cuarto es una construcción independiente de la otra. La cocina, el comedor, el baño, el dormitorio, tenés que salir al jardín para ir de un cuarto al otro.
Con alegría para nuestros estómago nos enteramos que la costumbre en el campo es comer fuerte al desayuno. Ellos estaban preparando papas fritas, arroz, queso frito y ensalada. Así que valió la pena madrugar. Hace bastante frío y los espera mucho trabajo así que es lógico que desayunen así. Quedas preparado para encarar el día.
Nuestros anfitriones se llaman Lidia, Jorge, Lizbeth y Yesenia. Jorge nos cuenta que se van a ordeñar las vacas y que a la vuelta le gustaría que le enseñemos nuestras artesanías. Hemos
conversado sobre las cosas que hacemos y han visto las pulseras porque antes de irnos a
dormir le regalamos una a cada una de las niñas.
Nosotros aprovechamos a lavar ropa y a filmar un poco. Cuando regresan nos invitan a almorzar y nos piden que nos quedemos un día mas. Para esto Tahiel ya se ha hecho amigo de las chicas e Inti, la compradora de la familia, los tiene a todos en su bolsillo.
No podíamos negarnos. Y les pedimos si al otro día Javi no podía ir con ellos a ordeñar las vacas para filmar sus quehaceres.
Pasamos ese día tranquilos en medio de un paisaje hermoso, conociendo costumbres diferentes y haciendo buenos amigos.
Al otro día también amanecimos con un rico y fuerte desayuno y Javi los acompañó al lugar donde estaban las vacas para filmar y registrar el proceso de la fabricación del queso. Yo me
quede con los niños jugando y mirando películas.
Finalmente cuando les quisimos pagar los 10 soles que habíamos quedado, no quisieron y no solamente eso sino que nos dijeron que pasemos a la vuelta y nos dieron comida para el
camino.
Estamos de nuevo compartiendo dos días con ellos, ya volvimos de nuestra travesía por Cusco y alrededores (Amerita crónica aparte) y otra vez nos reciben con mucho cariño. Los chicos son súper amigos y mañana lunes seguiremos nuestro viaje a Puno.






11 de junio de 2017

Pintando el cielo

Los dias que pasamos en la escuela Acuarela del Sol, en Arequipa fueron especiales.
Hugo, su director, es una persona que no podes dejar de quererla desde el primer momento que la ves. Querendon, amable, siempre con las palabras justas de aliento y de confianza. Cuando lo conocimos, nos invito a que nos quedemos con nuestra casita en la escuela y le propuso a Tahiel participar de las clases de 3er grado.
Fue hermoso ver la emocion que tenia Tahi la noche anterior, que no se podia dormir pensando en que iba a tener nuevos compañeros. Ese lunes nos levantamos todos temprano y nos preparamos para acompañarlo en su primer dia de escuela en el viaje. Viviamos en la escuela asi que no podiamos llegar tarde. Asi fue que estabamos listos a horario cuando nos enteramos que ese dia se juntaban en la otra sede porque se iban de excursion a un museo. No teniamos tiempo de llevarlo porque teniamos que dar un taller a los chicos de secundaria. Que desilusion sentiamos de que se frustrara su primer dia de clases!
En eso llego Hugo y nos dice que un papa lo puede llevar. Le pregunto a Tahi si quiere ir, que tiene que preguntar por la maestra Elba y Tahi muy seguro dijo que si. Evidentemente sus ganas de tener esa experiencia eran muy fuertes y nos sorprendio a todos con la firmeza y tranquilidad que se fue. A partir de ese dia siempre volvio contento de la escuela. Hoy tuvimos quechua, hoy tuvimos danza, hoy Ingles! Siempre con nuevas historias, hasta invitaciones de cumpleaños hubo.
Queremos agradecer a toda la familia de Acuarela del Sol por darnos por unos dias ese compañerismo que solo existe en las escuelas. Gracias por ser nuestro patio por muchos dias y por despedirnos con tanto cariño. Ni Tahiel, ni todos nosotros olvidaremos los dias pasados con ustedes. Los juegos, las anecdotas, las tareas, el campamento! Los vamos a extrañar mucho!!




Visita a los Uros

Domingo 14 de mayo 2017 visita a las Islas flotantes de los Uros. El viaje a las Islas desde Puno seran unos 20 minutos en lancha. Con unos S./25 tomamos la embarcación rumbo a las Islas. Los totorales van creciendo a medida que nos adentramos al Lago. Cuando vamos llegando algunos carteles alertan al capitan que aminore velocidad. Pasamos unas primeras casas y seguimos un poco mas. De repente los motores se apagan y nós acercamos a una Isla llamada Tata Inti Santiago. En ella nos bajamos después que hagan sonar las bocinas del barco llamando asi a las mujeres del islote para que se acerquen a darnos la bienvenida. La primera sensación al pisar la totora es como caminar sobre algo esponjoso, suave, extraño para mis pies. Caminamos hacia el centro y nos reunimos con los demás pasajeros en un círculo donde la presidenta de la comunidad, unas 9 familias la conforman, nos cuenta la historia de como fabrican su Isla. Las raíces de la totora son la base de la Isla que amarradas con palos y sogas las dejan enraizar durante 5 meses para que se forme un solo bloque. Luego con la totora y de forma cruzada arman lo que será el piso y al que continuamente iran rellenando. Caminan descalzas en su gran mayoría mujeres son las que al menos se presentan al grupo y son ellas las encargadas de vender sus artesanías. De forma muy simple y alimentados por energía solar viven en chozas un poco más elevadas que el piso por la humedad que en él hay. Anclados con palos y sogas (en este caso 8) sujetan la Isla para que no navegue las aguas frias del Lago. El Lago Titi, puma; kaka, piedra en quechua une a dos países vecinos, hermanos. Bolivia y Perú. Quiza para generar un clima de humor o no se, la presidenta desliza un chiste deleznable, acotando que ellos se quedan con el titi y Bolivia con la caca.... A partir de ahi una mezcla entre fastidio y bronca se genero en mi. Es como cuando dejas de ver el títere y comenzas a prestar mas atención en los hilos y el titiritero, se pierde indefectiblemente la magia. Quiza con esa visión no pude dejar de ver el negocio que rodea a las Islas. Una lastima pensé, pero ahora que estoy sentado ya en el barco que nós regresa a Puno, digo quien soy yo para juzgarlos, si apenas estuve dos horas y ellos una vida intentando no hundirse...

19 de julio de 2016


Hola amigos!!! 
Al igual que los trabajos anteriores ya hemos subido nuestro último documental, "Vientos de Albardón" a la red.
Si querés ayudarnos en esta utopía, comprá y descargá los documentales On Line. 
Fácil, seguro, económico y a un click de distancia. 
Encontralo en esta página, arriba a la derecha tenes los links para comprar todos nuestros documentales.
Cualquier duda nos pueden escribir por acá o a detierrasydeutopias@gmail.com!!!

5 de junio de 2016

Hoy 5 de Junio a las 20 hs. estrenamos "Vientos de Albardón" en el Espacio INCAA del Cine Teatro Municipal, Mitre 41 Este, Ciudad de San Juan.
Los esperamos a tod@s!!!!

30 de julio de 2014

Taller de Cine para Niños y Adolescentes

En Agosto comenzaremos con los Talleres de Cine para Niños y Adolescentes.

Haremos guiones, construiremos una cámara, crearemos nuestros personajes y escenarios para contar una historia que saldrá del trabajo colectivo en el taller. 
Sumense a esta nueva experiencia! Fijense cual les queda cerca:
En Nuñez, Empuje Artístico: 3 de Febrero 3093
En Villa Crespo, Espacio Cultural Urbano: Acevedo 460

Los esperamos para crear nuevas películas! 

19 de abril de 2014

Nuestro Parto


El pasado 24 de marzo Inti cumplió 6 meses. Mi idea era que este relato estuviera listo para esa fecha pero no pude. Igualmente escribo hoy lo que hubiera escrito ese día.

24 de marzo, 6 meses de vida en este loco mundo, hija; 6 meses de puro amor, de maravillarnos en los gestos, en las miradas, 6 meses de gozo, de lágrimas, 6 meses con el corazón abierto de tanto galopar.
24 de marzo, 38 años del comienzo de un genocidio loco, hija; del comienzo del terror, la desconfianza, la masacre, el horror. Hay que recordar para no olvidar, hay que recordar para que no pase nunca más.
Hay muchas formas de cambiar el mundo o al menos muchas ideas de cómo cambiarlas. Aquellos jóvenes tenían las suyas. Hoy, muchos dicen que para cambiar el mundo tenemos que cambiar la forma de nacer. No sabemos si será verdad pero nosotros por las dudas pusimos nuestro granito de arena.

A 6 meses de tu nacimiento dejo el relato de tu llegada a nuestras vidas. Para no olvidar, quizás algo cambie….

¡El parto fue nuestro!

La decisión de tener un parto en casa la tomamos con Javi una vez embarazados, pero la idea venia rondando en mi cabeza hacía bastante tiempo. A partir de empezar a leer libros, artículos, blogs, comentarios, experiencias, la idea fue pasando de mi cabeza a sentirla en mi cuerpo y llego un momento que no podía imaginarme este parto de otra manera. La seguridad estaba en casa junto a mi compañero, junto a nuestro hijo, junto a nuestras cosas. Y también por supuesto junto al equipo de parteros quienes apenas los conocimos pasaron a formar parte de nuestros afectos.
El equipo fue el de “Parir en casa” y fue así, conocer a Fran y a Vendi primero, después a Dani y a Naty, nos hizo terminar de decidirnos. Parto en casa!!!  Y … con ellos.  Los 4 son esas personas que cuando uno las ve, siente que las conoce de toda la vida.
Mi fecha probable de parto era entre el 9 y el 12 de octubre si bien las señoras en la calle me decían que las nenas se adelantan, yo me sentía una mamá de octubre. Tahiel, nuestro primer hijo es del 29 de octubre así que Inti sería de los primeros días de octubre!
Pero el 23 de septiembre por la noche empecé a perder el tapón mucoso. Al otro día 24, era el cumple de Javi y teníamos pensado hacer un picnic en el parque Saavedra, ir a buscar la pelota de esferodinamia para el trabajo de parto (habíamos escuchado que ayudaba a relajar) y el caloventor que habíamos comprado para mantener la casa calentita los primeros días de Inti. Pero… uno planea y los hijos disponen!!!
Así fue que le digo a Javi, no será que Inti quiere nacer en tu cumple? No! Si falta un montón! Bueno, tipo 23 hs me acosté con Tahi a leer cuentos y se quedó dormido. Empezaron algunas contracciones más dolorosas y el tapón mucoso seguía saliendo, ahora también con sangre. Lo mismo me había pasado en el trabajo de parto con Tahi. Yo tendría que haberme dado cuenta que era el día!!! Pero como que pensaba…no, seguro que esto pasa. Por las dudas un poco más de las 12 le mandé mensaje a Fran. Estoy perdiendo el tapón y contracciones cada 15 min. Espero que pasen, le puse.  Fran nos contesto, buenísimo! Traten de descansar. Estamos para todo lo que necesiten. Así que Javi me dice, vamos a hacerle caso, acostémonos. Nos acostamos pero yo seguía con las contracciones cada 15 minutos, así que mucho no podía dormir. Pero me decía bueno… ya van a parar. Pero…no paraban…
A eso de las 3 de la mañana empezaron cada 10 minutos y más dolorosas. Me levante y me fui a la ducha. Javi se despertó y me dijo empecemos a controlar. Pero a ninguno se le ocurría llamar a los parteros!!!!  No podíamos creer todavía que ese fuera el día, si faltaba un montón. El chorro de la ducha directo sobre mi cintura me aliviaba un montón, me quedé un rato ahí tratando de relajarme. Inti me estaba avisando que había decidido nacer ese día y yo todavía no lo podía creer!!! Después volví a la cama. Y las contracciones seguían cada 10 minutos. Eran bastante dolorosas y ya me recordaban el trabajo de parto con Tahiel. No me acuerdo si ahí me fui al inodoro o ya empecé a llenar la bañadera. Javi seguía controlando el tiempo. De repente el dolor empezó a ser más fuerte, lo que era cada 10 minutos comenzó a acelerarse muchísimo. En cada contracción gritaba bastante, ni pensaba en que Tahi estaba durmiendo y me acuerdo que me decía a mi misma, ¿qué estoy haciendo? ¿Por que no me están poniendo la peri? ¿Cómo pude haber elegido parir en casa??? Je je. Pasaba la contracción y me decía, está todo bien, está todo bien. Inti se estaba haciendo notar, se abría camino y nadie podía impedirlo. Ahí me metí en la bañadera pero como que no sabía si meterme o dejar la ducha que me de en la cintura que me ayudaba bastante. Entonces Javi llamó a Fran. A todo esto Javi estaba super tranquilo o al menos eso era lo que a mi me demostraba. Habla con Fran y le dice cada cuanto eran las contracciones que a esa altura ya eran cada 7 u 8 minutos. Y corta. Y le digo, ¿no le dijiste que venga? No, le conté nada más.  Mejor, decile que venga! Serían alrededor de las 4.30 hs.
A partir de ese momento todo se precipito aún más. Creo que de 7 u 8 minutos pasaron directamente a cada 3 o 4 minutos. Cada contracción era más dolorosa y me parecía que no la iba a poder soportar, pero pasaban, pasaban como olas y Javi me avisaba, ahí está por venir la próxima. Hasta ahí el dolor era parecido al que había vivido en el parto con Tahiel pero de repente, sentí algo adentro mío que se abría, que hacía un crac como quebrándose  y me dije ah…no, esto es distinto. Esto era justamente lo que yo quería sentir, lo que aquella anestesia me había dormido en el parto de Tahiel, y ahí pensé esta chiquita sí que está haciendo fuerza, sí que se está haciendo su camino y nadie la para!  Y la verdad que me puse un poco nerviosa porque nuestra idea no había sido parir solos. Si bien siempre habíamos preguntado qué teníamos que hacer, no era lo que había imaginado.  Y ahí le pedi a Javi que lo llame a Fran a ver por donde estaban, que yo ya sentía la cabeza que me hacía fuerza!!!!
Al mismo tiempo me acordaba de las palabras de Dani, la partera, que nos había dicho si nace y nosotros no estamos es porque está todo bien, es porque no hubo ninguna dificultad, nada inconciente tampoco que te impida parir. Y evidentemente estaba todo bien.  Javi lo llama a Fran y me dice están cerca. Pero Inti no quería esperarlos. Yo lo miraba a Javi que seguía controlando el tiempo y no sé si con palabras o sólo con la mirada le decía, ya viene, ya viene, no lo puedo evitar! Y él si con palabras y también con sus ojos me miraba y me decía, tranquila, tranquila que está todo bien, estamos juntos. Para mi el pujo era algo que venía junto a la contracción sin pensarlo, totalmente involuntario, era como que ella iba haciendo fuerza sola, yo simplemente la acompañaba en ese vaiven.
Y a la próxima contracción sí sentí que su cabeza bajaba aún más. Atiné a incorporarme un poco porque no me sentía tranquila para que naciera en el agua, quizás si estaba acompañada por los parteros si, pero solos preferí que no, así que quede medio en cuclillas. Y… de repente escucho su llanto! Un llanto bajito y silencioso al mismo tiempo, pero avisando acá estoy! Soy yo! Su cabeza había salido!  Javi me dice, ahí está, ahí está. Y yo, agarrala, sacala, sacala!!! Y el que seguía con su paz, me dice, no espera, espera que vos la tenés que pujar. Ella tiene que salir sola. Yo sabía que tenía que esperar pero en ese momento no podía creer lo que estaba pasando. Tener su cabecita ahí, saber que ya estaba saliendo al mundo, fueron unos segundos que me parecieron eternos. El tiempo se detuvo mientras ella volvía a tomar fuerzas para su último envión. Yo pensaba no me vienen las ganas de pujar!  Pero a los segundos si! El alivio de ver todo su cuerpo deslizándose y Javi que la agarra y me la da! Tan hermosa, tan chiquita. Inti, nuestro sol, había nacido sola, había confiado en nosotros, en que íbamos a poder. Tenía una mezcla de felicidad absoluta y de nervios!!! Estábamos solos y pudimos parir a nuestra hija! Las palabras de Dani se hicieron reales. Si nace es que está todo bien. Y ahí estaba Inti que no lloraba o si lo hacía era apenitas. Muy tranquila. Divina. Enseguida la arropamos con toallas y Javi llamó a Fran para contarle que había nacido. El nos sugirió que nos moviéramos a nuestra pieza. Y despacito nos fuimos caminando hasta la cama y ahí me senté en la punta a ver si podía darle la teta pero Inti estaba muy tranquila, se ve que estaba más cansada que hambrienta así que me la deje bien cerquita mío dándole calorcito, piel con piel. Y Javi me avisa que Tahiel se había despertado así que lo fue a buscar para que conociera a su hermana. Y ahí si fue la felicidad completa, los 4 juntos, Tahi un dulce total acariciándome, preguntándome cómo estaba, queriendo ver a Inti sin poder salir de su asombro. Ya nació! Ya nació! Decía a cada rato.
Fran y Dani ya habían llegado, apenas llegamos a la cama estaba el mensajito de ellos que estaban abajo. Estuvieron divinos, Dani me hizo unos masajitos muy lindos en la espalda y me sostuvieron para que expulsara la placenta. Luego Javi con la ayuda de Fran cortaron el cordón y yo ya con menos dolor me pude acomodar bien en la cama con Inti bien cerquita. De a poco se fue prendiendo a la teta. Desayunamos tranqui, la pesamos y no teníamos mucho más para hacer, solo disfrutar y disfrutar. Habíamos podido tener el parto que imaginamos, mucho mejor que eso. ¿Qué más podíamos pedir? Nos sacamos muchas fotos y nos quedamos descansando los 4 en la cama grande, justo, justo como yo quería sin horarios, sin tener que separarnos, sin que nadie nos diga lo que teníamos que hacer. Los 4 solos para darnos solo amor.
Por eso cuando dicen que te van a enseñar como pujar… ninguna mujer necesita aprender a pujar, es un saber que tenemos más allá de nosotras mismas, nuestro cuerpo sabe y sobre todo, los bebes saben. Tenemos que dejarnos guiar por ellos, nada más simple que eso. Gracias Inti por saber guiarme, por no haberte desesperado, por confiar, por dejarte llevar. Gracias Tahiel por ser mi primer maestro en la maternidad, por dejarme aprender de vos, por ser mi guía, por ser como sos y gracias Javi por acompañarme en esta decisión, por tu calma, tu grandeza y tu amor.
Por supuesto que agradezco y recomiendo al equipo de Parir en Casa que siempre estuvieron y están en todos los momentos que los necesitamos. Gracias!  
http://parirencasa.blogspot.com.ar/

2 de abril de 2014

Nuestro recuerdo a 32 años de Malvinas

Amanece en Miramar, el mar argentino baña tanto al continente como a Malvinas, a 1533 km de distancia.

La Argentina disputa con el Reino Unido la soberanía de Malvinas desde 1833.
El muelle intenta ser un puente entre tanto mar,  es nuestro granito de arena para que se amarren esas utopías.
Dedicado a los Veteranos, caídos, amigos, hermanos y familiares en la guerra de Malvinas