31 de agosto de 2017

Hervideros, las pozas de barro

Ya llegando al limite del norte peruano llegamos a Hervideros en Zorritos, después de desviarnos de la panamericana norte unos 4,5km hacia el Este por un camino de trocha en buen estado.
Allí se encuentran unas pozas de lodo que tiene efectos medicinales por la composición química de sus aguas lodosas, las piletas, que son tres detallan para que es cada una. La única que tiene una temperatura mas cálida es para los huesos, y las otras dos son para las varices y para el acné. El precio de la entrada es conversable como en muchas otras partes del Perú. Allí fuimos y fue un Spa natural, dónde Silvi aprovecho de sus cualidades para así relajar los últimos días antes de cambiar de país.

26 de agosto de 2017

Punta Sal

Dándole una mirada al mapa, buscando las últimas playas para conocer en Perú, nos encontramos con Punta Sal. Según las fotos que aparecían en el google maps, parecía un lugar para no perderse. Así que con nuestra casita recién pintada salimos de Máncora con rumbo a Punta Sal unos 30 km hacía el norte.
Luego del típico cartel que muy amablemente nos da la bienvenida, nos encontramos con una barrera y un guardia de seguridad al cual saludamos y pasamos. Este pequeño detalle ya nos estaba hablando de que era un lugar algo diferente.
La noche ya se estaba acercando y queríamos encontrar algún lugar cercano a la playa para poder estacionar. Pero Punta Sal no tiene ninguna calle que salga directamente a la playa, es decir que no podés acceder con los vehículos hasta la arena. Tampoco existe un malecón. En la playa hay casitas, hospedajes, restaurants que tienen su salida al mar.
Viendo que no sabíamos dónde estacionar, comenzamos a preguntar. Muchos nos contestaron que no se podía acampar en ningún sitio, pero nosotros no perdíamos la esperanza de encontrar algún lugar. Habíamos podido chusmear un poco la playa y parecía hermosa así que no nos queríamos perder la posibilidad de conocerla. Así que volvimos a preguntar y nos explicaron que había una calle tranquila en la que íbamos a poder quedarnos. Y así fue, encontramos un lugar que aparentemente no molestábamos a nadie.
Nuestra preocupación últimamente es cómo cocinar porque se nos acabaron los repuestos de gas butano de la cocinita de camping y no se consiguen o están muy caros. Entonces Javi estuvo googleando y armo una hornalla casera con latas y alcohol, funciona bastante bien, solo que hay que ir renovando el alcohol a medida que se va consumiendo.
Mientras terminábamos de acomodar las cosas para ya meternos dentro de nuestra casita, vi que en frente había un hospedaje que se llamaba La casa de Jerry. Le dije a Javi, quizás mañana podemos pedir de cocinar en ese lugar.
Al otro día calentamos agua en nuestra cocinita casera y me fui a buscar donde comprar pan. Al lugar lo pude encontrar preguntando porque no tenía ningún cartel que alertara que allí se vendía pan. Fue el pan más caro de Perú. Evidentemente estábamos ante un lugar muy lindo pero muy top también.
Con todo preparado para nuestro desayuno nos fuimos a tomarlo a la playa, a la cual salías por un pequeño pasillo entre las casas. Nos encontramos con un lugar espectacular, súper tranquilo, con un mar hermoso donde reposaban algunos barquitos y veleritos.
Desde la playa pudimos ver que el hospedaje “La casa de Jerry” tenía una onda espectacular, pintado de colores llamativos y con mesas y sillas de distintos tipos.
Mientras desayunábamos se nos ocurrió decirle que podíamos hacerle fotos a cambio de que podamos cocinar, usar las instalaciones y bañarnos.  
Terminamos el desayuno y Javi salió a vender por la playa (no había mucha gente, pero había que intentarlo) y con los chicos nos fuimos al mar. El agua estaba fría, pero hacía mucho calor así que nos metimos un ratito.
Javi volvió con algunos nuevos soles en el bolsillo y fuimos a encarar a Jerry a ver que nos decía.
Resultó que Jerry se enganchó al toque con la propuesta así que ya teníamos un lugar para poder cocinar, bañarnos y sobre todo estar durante el día ya que hacía bastante calor y en la casa estaba insoportable.
Ese mismo día Javi comenzó a sacar las fotos del lugar. Conocimos a unas chicas argentinas que estaban trabajando de voluntarias. Y nos volvimos a encontrar con Mona y Marcos de Lectura Rodante; Pame y Facu de Proyecto Cumbiancha y con Anita y Jere que todos ellos estaban parando en La Capitana, la casa de un matrimonio, Laura y José, arriba del cerro. Un lugar hermoso que tuvimos la suerte de conocer también y de disfrutarlo un rato. También conversamos con Laura y José, los dueños del lugar, quienes nos recibieron de maravillas y Laura al ser ecuatoriana nos pasó contactos para poder desarrollar nuestro proyecto en Ecuador.
Tahiel cada vez se interesa más por la magia, ve videos por internet y va aprendiendo trucos. Tenía un mazo de cartas españolas pero la mayoría de los trucos se hacen con las cartas de póker, así que fuimos al mercado del siguiente pueblo, Cancas, porque en Punta Sal no hay mercado, y allí encontramos las tan queridas cartas Casino!!!
Al otro día Jerry, al verlo que estaba todo el día con sus cartas practicando, le regalo 4 mazos más. Así que poco a poco se va convirtiendo en un profesional.
En una de las visitas que le hicimos a los chicos en La Capitana, ¡tuvo la oportunidad de realizar su primer show en público!!!!
Finalmente nos quedamos varios días en Punta Sal, disfrutando de sus playas, vendiendo y despidiéndonos de Perú. 

video

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el

24 de agosto de 2017

Gracias Perú, acá vamos Ecuador!

Después de 5 meses y monedas llego el día de cruzar la frontera. Nuevo país, nueva moneda, misma lengua, otra tonada, comida sin tanto picante se extrañara. Sensaciones raras las que surgen en una frontera, por todo lo que se vivió y por todo lo que vendrá, controles y aduanas a los que si bien no tienes nada que ocultar siempre te da la sensación de que algo te van a decir o que algo esta "raro", como me dijo el hombre de la SUNAT cuando ingresamos a Perú "convengamos que es raro" esto de llevar un casa rodante. Lo raro es que no podía escanear el carro y la casa porque no contaba con un escáner tan grande donde quepa. La frontera entre Perú y Ecuador están unificadas, así que si quieres sacar una foto de la famosa marca de Perú hay que frenar en el primer puesto de control de la CEBAF ya que si sigues de largo ya te encuentra la bienvenida al Ecuador y el próximo CEBAF, osea que haces salida de Perú y entrada al Ecuador ya en territorio ecuatoriano. Cuando haces la entrada al Ecuador en migraciones puedes solicitar que te den el máximo anual posible de estadía que son 180 dias, al hacer esto y si viajas en vehiculo debes decirle al agente de la aduana que te de ese mismo tiempo para el carro, ya que el artículo #224 del reglamento del Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversión dice que "la permanencia del vehículo de uso privado de turista será igual al tiempo máximo otorgado al turista, según el registro migratorio". El mismo que posee relación con el numeral 5.14 del manual especifico para el Régimen de vehículo de uso privado de turista. Es probable que el agente te diga que en principio te darán sólo 90 dias y después los otros 90. Pero nosotros le insistimos un buen rato y leyendole y releyendole el artículo diciendole que el artículo no lo escribió uno y que si no te quiere dar el mismo tiempo que te dio migraciones está incumpliendo con lo que dice la ley. Está claro que ellos hacen y deshacen lo que quieran así que mejor siempre es no enojarte porque en este juego el que se enoja pierde. A nosotros finalmente nos dieron los 180 dias para el auto y para nosotros, quiza tambien porque el proceso de entrada y salida demora unas tres horas y los chicos se cansan y se ponen como locos y le hice saber al agente que si no me daba el mismo tiempo para el carro me obligaba hacer en tres meses el mismo proceso con los niños y que eso era agotador. Eso si no te pases de la fecha de salida porque por cada día que te pases te cobraran una multa equivalente a un sueldo mínimo ecuatoriano, osea unos 375 dolares diarios.
Ya estamos en Ecuador, ya estamos casi en la mitad del mundo!

Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el



Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el




16 de agosto de 2017

Estreno Vientos de Albardón en Buenos Aires

Hola amigos este viernes 25 de Agosto estrenamos nuestro último trabajo audiovisual en Buenos Aires.
Los esperamos a las 21 hs en el Espacio Líneas de Fuga, Melincue 4276 Villa Devoto CABA
Corran la voz!!!


9 de agosto de 2017

El Ñuro paraiso natural de las Tortugas






No quisimos perdernos la experiencia de nadar con las tortugas, así que viajamos hacia el sur de Mancora durante un poco mas de 20 minutos en auto y llegamos hasta El Ñuro, un pequeño pueblo pesquero y paraiso natural de las Tortugas.
Desde arriba hay una chica tira periodicamente alimento para que ellas permanezcan nadando a la par de los turistas.
Si bien da un poco de impresión el tocarlas y que pasen tan cerca tuyo emprendimos esa travesía todos juntos. Esa energía duro poco porque Inti casi cuando la moje con el agua ya empezo a pedir de salir, al igual que Tahi. Así que los volvimos a subir a los chicos al espigon y les pedimos que nos miren como nadabamos nosotros con ellas. Iba todo bien hasta que de repente sentí una mordedura fuerte en mi rodilla a lo que grito "me mordio!!!". Uno de los que trabajan ahí y estaba en el agua en ese momento me discutía que las tortugas no mordian y yo diciendole "no se si muerden pero a mi me mordio" y el hombre contesta "ah, entonces debes haber pataleado mucho". Sinceramente no me había movido casi nada ya que el salvavidas hace todo el trabajo y no hay que ni moverse para mantenerse a flote... La experiencia dura aproximadamente unos 20 minutos y cuesta 3 soles (el salvavidas) por persona, mas los 5 soles que te cobran al entrar al muelle.



8 de agosto de 2017

Mancora #pintura #atardeceres #viajeros y playa mucha playa


Anduvimos unos días por Mancora e hicimos un poco de todo. Viviendo literalmente debajo de un puente donde conocimos nuevos viajeros  como a Jere y Anita, Facu y Pame del Proyecto Cumbiancha, Mauro y Mari de Viviendola America, tambíen volvimos a compartir tiempo con Marcos y Mona de Lectura Rodante que ya los habíamos conocido en Lima.
Fuimos a la playa, vimos bonitos atardeceres y vendimos un poco en las arenas blancas.
El tiempo fue bueno tambíen para dejarnos pintar y terminar lo que habíamos empezado en Nuevo Chimbote. Con Marcos ya empezamos hacer el diseño para uno de los laterales, ya veremos cuando lo haremos...











26 de julio de 2017

Crónicas de nuestro viaje al Valle Sagrado II (Llegada a Aguas Calientes)

Caminar 12 km al costado de unas vías para llegar a Aguas Calientes y al otro día ir a Machu Picchu. ¿Qué? ¿Con los chicos? ¡Ni locos!

Pero una vez más aprendimos que aquello que nos parece imposible, se puede hacer realidad. Ese era nuestro primer pensamiento con respecto a llegar a Machu Picchu pero con el paso de los días nos empezó a entusiasmar hacer la caminata en familia, sobre todo cuando vimos los precios del tren que te lleva a Aguas Calientes, el pueblo más cercano a la Ciudad Sagrada.
¡Lo que nunca nos imaginamos es que iba a ser tan larga!

Estábamos parando en la casa de la directora de la Escuela Tikapata, donde dimos unos talleres y ellos nos prestaron una mochila y un aguayo (esas telas coloridas que usan las mujeres por aquí) para poder llevar a Inti cargada porque sabíamos que no iba a querer caminar todo el tiempo. 

Nos levantamos bien temprano y tipo 5.30 salimos con el auto hacia el primer destino que era Santa Teresa. Debíamos dejar el auto ahí, tomar un taxi hasta la Hidroeléctrica y desde allí empezar la caminata.
Son uno 180 km pero ya sabíamos que nos iba a llevar unas 6 horas aprox.
El camino es hermoso, verde y cada vez más verde. Con curvas y cada vez más curvas. Cada tanto algunas casitas, algunos puestos ofreciendo frutas y comidas al paso. Nosotros nos habíamos preparado patas y alitas de pollo, así que las fuimos comiendo en el camino para no parar a comprar.
Los últimos kilómetros hasta llegar a Santa Teresa se hicieron largos, son de ripio, con precipicio, por momentos algunos pozos, pero el paisaje sigue siendo increíble.
Llegamos. Paramos el auto como para descansar unos minutos y ver donde lo podíamos dejar y enseguida apareció un taxista que nos podía guiar al lugar indicado y nos llevaba a la Hidroeléctrica. Ni tiempo de estirar un poco las piernas tuvimos. Dejamos el auto en un camping. Agarramos la mochila con pocas cosas que finalmente resultaron muchas y subimos al taxi.
Estábamos ansiosos. ¿Cómo será? ¿Aguantaremos?
Javi cargaba la mochila bastante pesada porque llevábamos los equipos para poder filmar. Yo me calcé a Inti en la espalda y empezamos.
Al principio nos equivocamos de camino y subimos entre piedras y piedrecitas. (A la vuelta confirmamos que no habíamos visto el cartel que decía a Aguas Calientes).
Nos costó, pero llegamos a las vías. Comenzamos con mucho entusiasmo.  Los chicos cada uno con un palo y … a caminar!
Pronto Inti no quiso caminar y arriba a la espalda de nuevo. A lo largo de la caminata la pasé de la espalda a adelante, de adelante hacia atrás. De atrás hacia el costado y así fuimos alternando, la forma más cómoda resultó ser adelante.
La caminata se realiza al lado de las vías del tren, aunque por momentos hay que caminar por los mismos durmientes y estar atentos a moverse cuando pase el tren.
Hay partes que hay que cruzar por los durmientes, para mi gusto bastante separados entre sí y el río con su fuerza ancestral corriendo por abajo. Seguramente no era muy difícil, pero en esos momentos me trababa y no podía avanzar, ¡por suerte Tahiel me agarraba de la mano y me ayudaba a cruzar! Jaja
La lluvia también nos acompañó en varios tramos del recorrido.
La caminata que el común de la gente le pone 2 o 3 horas, nosotros la hicimos en 5 horas. Cinco horas en las que pasamos por todas las emociones. Desde el entusiasmo de la salida, al cansancio, bronca e irritación de ir sólo por la mitad cuando ya pensas que no das más, hasta la enorme de alegría de llegar todos juntos renovados. Cansados, mojados pero unidos.
Aunque faltaba, cuando vi las luces del pueblo no pude dejar de llorar, ¡lo estábamos logrando!
Creo que por todas estas etapas que pasamos es que recomiendo a las familias hacer el esfuerzo de ir caminando. Nuestros hijos se la bancaron súper. Tahiel en muy pocos momentos se quejó, la mayor parte del tiempo fue el que nos alentaba. ¡Vamos mami! ¡Vamos que falta poco! Inti fue la que caminó menos, pero lo hizo en los momentos en los que ya no daba más.
Vimos las luces porque se había hecho de noche, pero todavía faltaba para llegar a la estación. La lluvia le ponía más emoción al hecho de estar llegando a destino. Y las lágrimas seguían imitando a la lluvia.
Javi y Tahi iban más adelante, Inti y yo, más lento, les cuidábamos las espaldas. Ya en el andén nos esperaron para darnos el abrazo de bienvenida al tan esperado pueblo de Aguas Calientes.
Encontramos un hostal acorde a nuestro presupuesto enseguida. Nos bañamos y nos tiramos en la cama a mirar tele.
Agotados pero felices nos dormimos para al otro día subir a Machu Picchu.


Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el


Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el
-->

24 de julio de 2017

Inti Raymi, la vuelta del sol

El año pasado junto al Pueblo Mapuche habíamos celebrado la vuelta del sol en Neuquén, Argentina. Posterior a aquella ceremonia y a medida que avanzábamos en la ruta y pasábamos fronteras nos preguntábamos ¿A donde iremos a estar para la próxima vuelta?
Cuando llegamos a Lima no sabíamos cuanto tiempo íbamos a quedarnos, si bien teníamos la visita de la "Jesu" (la abuela materna de los peques)  que venia a pasar unos 15 días con nosotros pensábamos que la estadía en la mega ciudad, caótica, atascada de autos y bocinas que se multiplican en tiempo y espacio sería menor al que fue. El tiempo fue pasando y sin darnos cuenta ya estábamos próximos al 21 de Junio. Así fue que fuimos hacia la Huaca de Pachacamac donde en el templo del Sol se realizó la ceremonia.
Otras culturas y otras cosmovisiones, otros Pueblos y otras Naciones, pero una misma historia, de conquistas, genocidio e imposiciones; y una misma búsqueda, la de recuperar y valorizar su identidad, su continua conexión con los ancestros y Apus.
Aca les dejamos algunas fotos







Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el


Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el


Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el



Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el



Una publicación compartida de Javi Orradre (@javorrad) el




15 de julio de 2017

Cambiandole la cara a la rodante

Después de más de un año de viaje la casita se merecía un cambio y lavada de cara. El sol fuerte del verano reseco la pintura, sumado a las primeras lluvias que recibo después de mucho tiempo, la hicieron saltar a medida de que las gotas caían.

  

8 de julio de 2017

Spot de Autidentificación Indígena



Les compartimos los spots que realizamos para la Autoidentificación Indígena en el Censo Nacional que se desarrollará en el Perú.
Toda la familia viajera trabajó en el video. Ahí lo vemos a Tahi con la claqueta. 
En el próximo Censo declárate originario, indígena.






20 de junio de 2017

Crónicas de nuestro viaje al Valle Sagrado I

El viaje al cusco y el valle sagrado implicaba llegar a los casi 5000 mts sobre el nivel del mar. No sabíamos si esforzar al Gran León haciéndole llevar la casa rodante. La experiencia en el Colca nos había demostrado que al auto la altura no le hacia del todo bien. Pero no llevar la casa con nosotros también nos iba a hacer gastar en alojamiento , pero llevarla era mas combustible!!
Uff como costo tomar la decisión! De hecho hasta tiramos la moneda y me acordé de la frase que dice: cuando dudes algo tira una moneda, cuando la moneda este en el aire vas a desear
que caiga de algún lado.
- Sol con la casa, numero sin la casa. Después confirmamos que los dos queríamos con la
casa! Pero salió numero.


Igualmente cuando estabamos viendo si tirábamos otra vez la moneda (para que saliera la casa), llega un mail de un contacto de couchsurfing diciendo que nos puede alojar en el valle sagrado. Stephano nos cuenta que su casa es pequeña pero que tiene carpa con colchoneta y bolsas de dormir, que podemos usar su cocina, baño y que nos esperan con mucho gusto. Que mejor que leer eso?

Listo. Decidido. Si bien nos cuesta dejar la casa, sabemos que para el auto va a ser mejor y para nosotros será una nueva experiencia.
La casa rodante queda en Arequipa, en la escuela Acuarela del Sol donde hemos pasado unos días hermosos. Así que sabemos que estará bien cuidada.
Emprendemos el camino a Puno y pronto nos damos cuenta que fue mejor dejar la casita. Al auto le cuesta un poco la ruta en la altura y para colmo por momentos llueve con intensidad y
hay que ir mas lentos. Con la casa no hubiéramos llegado esa noche a Puno.
En Puno debíamos dedicarnos a recuperar algo de dinero. Así que el primer día fuimos a buscar lugares donde poder vender las artesanías.

Fueron dos días que los dedicamos a vender y recorrer un poco Puno. Almorzamos en el Mercado Central, los menúes estaban a 5 soles. La verdad que nosotros con 3 estamos bien porque los chicos no comen toda la sopa que es el primer plato que sirven. Preguntamos si nos hacían descuento por 3 y una señora nos dejo el menú a S./4. Ahí almorzamos los dos días que estuvimos en Puno.
El tercer día decidimos seguir viaje hacia Cusco. Era sábado y si bien Stephano podía alojarnos recién el lunes, salimos a la ruta viendo donde nos íbamos a quedar en el camino.
Compramos pan, queso y agua para el viaje y emprendimos el tan esperado viaje a Cusco. El paisaje cada vez se ponía mas lindo. Avanzábamos con esa sensación de plenitud que transmiten los paisajes verdes de sierras y valles. No queríamos viajar de noche porque
teníamos la idea de no perdernos nada, así que iban pasando los pueblos e íbamos viendo si había carteles de alojamiento.
Ya eran como las 5 de la tarde y en menos de una hora oscureceria.
Lo mejor va a ser – propongo – preguntar a alguien del lugar.
En un pueblo bien chiquito que se llama Comunidad Picchu a unos 4500 msnm y donde el frio se empieza a notar decidimos preguntar. Justo paramos en un lugar que parecía ser como un centro comunitario. Me acerque y le pregunté a una chica que estaba ahí, si sabia de alguien que tuviera hospedaje. Me dijo que ella nos podía hospedar.
Preguntó si podíamos dormir en el suelo y comenzamos a negociar el precio.
Si íbamos a dormir en colchones en el piso no podía ser muy caro. Empezamos en 30 soles y terminamos en 10!!!. Estábamos alto así que comenzaba a hacer frío. Cuando trajeron los
colchones pensé…q noche difícil será! Jajaja. Eran bastantes finitos pero nos dieron un montón de frazadas. Pudimos cocinar algo y así nos despedimos hasta el otro día de nuestros nuevos anfitriones.
Como a las 6 de la mañana entran a la habitación para invitarnos a desayunar. Sabíamos que ellos se levantaban temprano pero no imaginamos que nos iban a sumar a semejante hazaña.
Envolvimos a los chicos en frazadas y fuimos a la cocina. Un lugar pequeño pero calentito.
La forma de construcción de las casas es diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Cada cuarto es una construcción independiente de la otra. La cocina, el comedor, el baño, el dormitorio, tenés que salir al jardín para ir de un cuarto al otro.
Con alegría para nuestros estómago nos enteramos que la costumbre en el campo es comer fuerte al desayuno. Ellos estaban preparando papas fritas, arroz, queso frito y ensalada. Así que valió la pena madrugar. Hace bastante frío y los espera mucho trabajo así que es lógico que desayunen así. Quedas preparado para encarar el día.

Nuestros anfitriones se llaman Lidia, Jorge, Lizbeth y Yesenia. Jorge nos cuenta que se van a ordeñar las vacas y que a la vuelta le gustaría que le enseñemos nuestras artesanías. Hemos
conversado sobre las cosas que hacemos y han visto las pulseras porque antes de irnos a
dormir le regalamos una a cada una de las niñas.
Nosotros aprovechamos a lavar ropa y a filmar un poco. Cuando regresan nos invitan a almorzar y nos piden que nos quedemos un día mas. Para esto Tahiel ya se ha hecho amigo de las chicas e Inti, la compradora de la familia, los tiene a todos en su bolsillo.
No podíamos negarnos. Y les pedimos si al otro día Javi no podía ir con ellos a ordeñar las vacas para filmar sus quehaceres.
Pasamos ese día tranquilos en medio de un paisaje hermoso, conociendo costumbres diferentes y haciendo buenos amigos.
Al otro día también amanecimos con un rico y fuerte desayuno y Javi los acompañó al lugar donde estaban las vacas para filmar y registrar el proceso de la fabricación del queso. Yo me
quede con los niños jugando y mirando películas.
Finalmente cuando les quisimos pagar los 10 soles que habíamos quedado, no quisieron y no solamente eso sino que nos dijeron que pasemos a la vuelta y nos dieron comida para el
camino.


Estamos de nuevo compartiendo dos días con ellos, ya volvimos de nuestra travesía por Cusco y alrededores (Amerita crónica aparte) y otra vez nos reciben con mucho cariño. Los chicos son súper amigos y mañana lunes seguiremos nuestro viaje a Puno.







11 de junio de 2017

Pintando el cielo

Los dias que pasamos en la escuela Acuarela del Sol, en Arequipa fueron especiales.
Hugo, su director, es una persona que no podes dejar de quererla desde el primer momento que la ves. Querendon, amable, siempre con las palabras justas de aliento y de confianza. Cuando lo conocimos, nos invito a que nos quedemos con nuestra casita en la escuela y le propuso a Tahiel participar de las clases de 3er grado.
Fue hermoso ver la emocion que tenia Tahi la noche anterior, que no se podia dormir pensando en que iba a tener nuevos compañeros. Ese lunes nos levantamos todos temprano y nos preparamos para acompañarlo en su primer dia de escuela en el viaje. Viviamos en la escuela asi que no podiamos llegar tarde. Asi fue que estabamos listos a horario cuando nos enteramos que ese dia se juntaban en la otra sede porque se iban de excursion a un museo. No teniamos tiempo de llevarlo porque teniamos que dar un taller a los chicos de secundaria. Que desilusion sentiamos de que se frustrara su primer dia de clases!

En eso llego Hugo y nos dice que un papa lo puede llevar. Le pregunto a Tahi si quiere ir, que tiene que preguntar por la maestra Elba y Tahi muy seguro dijo que si. Evidentemente sus ganas de tener esa experiencia eran muy fuertes y nos sorprendio a todos con la firmeza y tranquilidad que se fue. A partir de ese dia siempre volvio contento de la escuela. Hoy tuvimos quechua, hoy tuvimos danza, hoy Ingles! Siempre con nuevas historias, hasta invitaciones de cumpleaños hubo.
Queremos agradecer a toda la familia de Acuarela del Sol por darnos por unos dias ese compañerismo que solo existe en las escuelas. Gracias por ser nuestro patio por muchos dias y por despedirnos con tanto cariño. Ni Tahiel, ni todos nosotros olvidaremos los dias pasados con ustedes. Los juegos, las anecdotas, las tareas, el campamento! Los vamos a extrañar mucho!!


Visita a los Uros

Domingo 14 de mayo 2017 visita a las Islas flotantes de los Uros. El viaje a las Islas desde Puno seran unos 20 minutos en lancha. Con unos S./25 tomamos la embarcación rumbo a las Islas. Los totorales van creciendo a medida que nos adentramos al Lago. Cuando vamos llegando algunos carteles alertan al capitan que aminore velocidad. Pasamos unas primeras casas y seguimos un poco mas. De repente los motores se apagan y nós acercamos a una Isla llamada Tata Inti Santiago. En ella nos bajamos después que hagan sonar las bocinas del barco llamando asi a las mujeres del islote para que se acerquen a darnos la bienvenida. La primera sensación al pisar la totora es como caminar sobre algo esponjoso, suave, extraño para mis pies. Caminamos hacia el centro y nos reunimos con los demás pasajeros en un círculo donde la presidenta de la comunidad, unas 9 familias la conforman, nos cuenta la historia de como fabrican su Isla. Las raíces de la totora son la base de la Isla que amarradas con palos y sogas las dejan enraizar durante 5 meses para que se forme un solo bloque. Luego con la totora y de forma cruzada arman lo que será el piso y al que continuamente iran rellenando.

Caminan descalzas en su gran mayoría mujeres son las que al menos se presentan al grupo y son ellas las encargadas de vender sus artesanías. De forma muy simple y alimentados por energía solar viven en chozas un poco más elevadas que el piso por la humedad que en él hay. Anclados con palos y sogas (en este caso 8) sujetan la Isla para que no navegue las aguas frias del Lago. El Lago Titi, puma; kaka, piedra en quechua une a dos países vecinos, hermanos. Bolivia y Perú. Quiza para generar un clima de humor o no se, la presidenta desliza un chiste deleznable, acotando que ellos se quedan con el titi y Bolivia con la caca.... A partir de ahi una mezcla entre fastidio y bronca se genero en mi. Es como cuando dejas de ver el títere y comenzas a prestar mas atención en los hilos y el titiritero, se pierde indefectiblemente la magia. Quiza con esa visión no pude dejar de ver el negocio que rodea a las Islas. Una lastima pensé, pero ahora que estoy sentado ya en el barco que nós regresa a Puno, digo quien soy yo para juzgarlos, si apenas estuve dos horas y ellos una vida intentando no hundirse...